Numerosas obreras aguadoras trabajan incansables para saciar la sed de la colonia.

Las tormentas de verano suelen ser frecuentes en este mes, el agua refresca las plantas y las provee de nueva fuerza. Las grandes floraciones de espliego y brezo son inminentes,  las abejas sacarán grandes cantidades de néctar que a los pocos días se transformará en miel. Si el tiempo acompaña con lluvias y buena temperatura la cosecha de miel será buena, por el contrario, si las lluvias no aparecen, las flores estarán agotadas y mustias; las abejas encontrarán los nectarios vacíos, volverán a la colmena agotadas y con el buche vacío.

La reina empezará de nuevo la puesta, dependiendo de las precipitaciones, será más o menos abundante. Hay que remplazar a las agotadas pecoreadoras que han trabajado hasta la extenuación durante todo el verano. Después de tanto trabajo, es raro que lleguen a vivir más de 30 ó 40 días.

El agua escasea en este mes, el calor y la nueva cría, hacen que las necesidades de agua en la colmena aumenten, numerosas obreras aguadoras trabajan incansables para saciar la sed de la colonia.

Te puede interesar…

Julio, comienza el calor.
En septiembre abundan los mielatos.

¿Donde compra Usted la miel?

Lo sentimos

No podemos contestar a todos los correos que nos envían, somos apicultores, y las abejas necesitan nuestros cuidados.

Menú