Encuestas

¿Sobreviviremos los humanos si las abejas desaparecen de la tierra?

 

Gracias a todos.

Desde que comenzamos, hemos llegado a los 30 millones de lecturas de documentos en nuestra página; qué es la de todos.

Miel Sabinares del Arlanza
C/ El Berrral, s/n.
09640 Hortigüela, Burgos.


Romance del abejarruco tragón.

Abeja melífera.

Por Florencio Chicote.

 

Estando yo en la mi choza

las mis colmenas pintaba,

las abejas vuelan alto,

el sol las acariciaba.

Mal barruntan las abejas,

se olvidan de la mielada.

Volaban abejarucos

por la colina dorada,

venían echando a suertes

quién la reina se zampara.

Le tocó al pájaro viejo,

el líder de la bandada

que tenía como pico

una tijera afilada.

Voló sobre las colmenas

y no pudo sacar nada;

a la otra vuelta que dio

cogió a una reina gallarda

que salió en busca de novio

y con ganas de jarana;

que emprendíó el vuelo nupcial

en tan funesta mañana.

Abejaruco maldito,

aquí no nos haces falta,

aquí todo estaba en paz

antes de que tú llegaras.

Si cojo a ese pajarraco

ya veremos lo que pasa:

invitaré a mis amigos

y haré una fiesta en la plaza.

Agotada la paciencia

y la escopeta cargada,

siete disparos oyeron

aquellas pardas montañas.

El pájaro, como sordo,

ya volvía a las andadas,

voló sobre las colmenas,

las abejas atrapaba.

Presa de un nuevo disparo

y con las alas truncadas,

aqueste ave de colores

cayó sobre unas aliagas.

No cazará más tu pico,

ni verás más alboradas;

tus plumas van a adornar

de mi sombrero las alas;

tus muslos van a servir

para una buena fritada;

de tus tripas voy a hacer

cuerdas para mi guitarra.

 

« Anoche, cuando dormía


arriba